“No hablo de mi trabajo, él lo hace por mí."

 

 

Mi pasión por la fotografía nació desde cuando era niño, solía robarme la cámara de la familia y acabar los rollos en experimentos jejeje

 

Desde el 2010 incursiono en la fotografía paisajista, donde viajaba por diferentes lugares de la provincia y país, fue cuando decidí vivir de la fotografía; la manera fue fusionar mi pasión por el paisaje y la fotografía de bodas, al inicio fue duro romper los tradicionalismos de la gente ahora las personas me buscan por mi estilo de trabajo.


 

 

Ingeniero en Diseño Grafico de profesión, soy morlaco de corazón, apasionado por el ciclismo de montaña, el futbol, y la tecnología; estoy felizmente casado y padre de un hermoso hijo con quién disfruto cada instante de mi vida.


 

 

Vivo en Cuenca, una ciudad religiosa por excelencia, bañada por cuatro hermosos ríos, poblada por una reluciente arquitectura colonial enraizada en sus iglesias; declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad, en 1999.